sábado, 22 de diciembre de 2012

A 18 km sobre el cielo.



¿Cuál es el segundo ecosistema más extenso de nuestro planeta?

 Asumimos que el primero con un 71%, es el agua. El resto por lógica debería ser la tierra, pero no, estoy haciendo trampa. El ecosistema del que os hablo no es excluyente respecto a los dos anteriores, y ocupando un 60% aproximadamente del planeta se coloca como el segundo más extenso, ¿sabes ya cuál es? ¡ Las nubes !
Bueno quizás sea más correcto hablar de las partículas que existen en suspensión ocupando la troposfera.

Por una parte, las nubes no son un lugar tan extraño para vivir...sobre todo tras saber que los microorganismos son capaces de vivir en casi cualquier sitio, desde el intestino humano, a una central nuclear pasando por las aguas más profundas de nuestros océanos... Así que las nubes no iban a ser menos.

Las nubes están formadas por partículas microscópicas de polvo en suspensión con la capacidad de nuclear pequeñas gotas de agua. Estas pequeñas partículas húmedas son el hogar de muchos microorganismos, mayoritariamente bacterias.
Se estima que 7.1 millones de toneladas de aerosoles, incluyendo partículas y microorganismos  cruzan los cielos del pacífico cada año. Lo hacen gracias a vientos y tormentas, y son estas tormentas las que muchas bacterias "cabalgan" para cruzar el océano en tan solo.. ¡ una semana !

Según un estudio de la AEM las nubes cargadas de polvo son el vehículo para  más de 2000 especies distintas de microorganismos que en las condiciones adecuadas pueden cruzar de Asia a Norte América en apenas 10 días.

Por supuesto estos viajes no sólo se dan entre Asía y Norteamérica.  También se dan entre África y Sudamérica, o entre Australia y Ásia.  Seguramente con las condiciones ideales una bacteria podría dar la vuelta al mundo en poco más de un mes. 

Las especies encontradas en las nubes son las propias del suelo, y algunas marinas. Mayoritariamente: Proteobacterias, firmicutes, algunas Actinobacterias, Vibrios, etc.  Muchas de ellas tienen la capacidad de formar esporas, para que el viaje pase lo más rápido posible y les haga el mínimo daño... Ya sabéis que las esporas puede proteger de temperatura, radiación UV/B y desecación.  Lo que convierte la esporulación en una adaptación perfecta para los viajes a grandes altitudes.

Algo ya conocido, es el fenómeno de la bioprecipitación. Estas bacterias pueden llegar a nuclear gotas de agua que terminen generando precipitaciones, e incluso granizo.
La troposfera es un territorio aún por explorar, se desconoce cómo podrían afectar los microorganismos a los fenómenos atmosféricos, ¿sólo usan las nubes para viajar?, ¿únicamente son responsables de la lluvía?  Quizás si, quizás sólo tengan esas funciones, o quizás tengan mucho más que decir a nuestros expertos en el clima...

Como bonus os dejo un vídeo en el que podéis ver el movimiento de los aerosoles atmosféricos:



Lo vi en:  @SmithsonianMag
El Journal Reference es:

  1. D. J. Smith, H. J. Timonen, D. A. Jaffe, D. W. Griffin, M. N. Birmele, K. D. Perry, P. D. Ward, M. S. Roberts.Intercontinental Dispersal of Bacteria and Archaea in Transpacific WindsApplied and Environmental Microbiology, 2012; DOI: 10.1128/AEM.03029-12

Información adicional en el blog "Curiosidades de la microbiología"


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada