domingo, 18 de noviembre de 2012

Mi primera conferencia. (De Alejandro Magno al útero)


Cuando Victor me preguntó hace ya unas semanas sobre la posibilidad de montar un evento de ciencia en Sevilla, y hablar en el mismo.. me acordé de aquellas conversaciones en Bilbao, en las que me prometí superar mi miedo escénico, así que casi sin reflexionar di un sí. 

Mi objetivo en la charla era simple, destruir algunos mitos muy simples alojados en el subconsciente popular sobre microorganismos, digo simples y podría decir intuitivos. Así que preparé una charla simple sin demasiada complejidad científica y me lance al cuadrilátero.  

Tengo que agradecer a  Victor y a HdC que se acordasen de mi para el proyecto. Y por supuesto a los grandes de la divulgación microbiológica... Que casi siempre que pienso un tema sobre el que escribir, ellos ya lo han tratado. Son fuente de inspiración y lecturas obligatorias: Curiosidades de la Microbiología y microBIO 






Ahora os pongo un pequeño resumen de la charla y algunas imágenes que no se aprecian bien el vídeo.

De Alejandro Magno al útero.

Si preguntamos a alguien sobre microorganismos, la gente suele pensar que son causa de enfermedades, que viven en lugares sucios o que sirven para hacer yogur.  Muchas veces incluso son incapaces de diferenciar entre bacterias y virus. Y es que los microorganismos, salvo por los yogures, tienen mala fama por inútiles o malvados.

Año 322 antes de Cristo, Hace dos años que Alejandro III de Macedonia, más conocido como Alejandro Magno, saliera de su tierra con el objetivo de conquistar Asia. Desde entonces casi todo han sido victorias. Sin embargo tras avanzar su campaña contra los persas, Alejandro se encuentra ante la ciudad de Tiro, la más grande del territorio Fenicio, una ciudad con 40.000 habitantes, construida en una isla y rodeada por murallas fortificadas de 45 metros. Todo esto lleva a Alejandro a sufrir una derrota tras otra, lo que empieza a generar desesperación entre sus tropas. 
Tras 7 meses de fracasos, ingeniería y muertos... Unos soldados mientras preparaban la comida, cortan un trozo de pan, y este.. ¡ sangra ! 
El pan sangró de dentro a fuera, lo que era según los adivinos una buena señal, lo que llenó de ánimos a las tropas lanzando un ataque que arrasó la ciudad fortificada.

La historia del pan sangrante se repite durante los siglos varias veces...
1263 Bolsena, Italia. Mientras el Papa Urbano IV estaba de vacaciones alguien llamó muy alterado a su casa... Y es que en una iglesia cercana, Pedro de Praga, un sacerdote lleno de dudas de fe que estaba en penitencia desde Alemania, había presenciado un suceso increíble mientras oficiaba misa. Parece ser que al partir la Ostia consagrada, esta salpicó sangre incluso manchándole el hábito.  Pronto el Papa declaró el suceso como el milagro de Bolsena y declaro el día como fiesta. Fiesta que hoy se conoce como Corpus Christi. 

Pero ¿quién está detrás de la sangre de estos panes?  Probablemente se trate de Serratia, una bacteria que produce una sustancia llamada prodigiosina, esta sustancia es roja como la sangre y ayuda a la bacteria a competir por alimentos y espacio frente a todo tipo de microorganismos, sobretodo cuando escasea el fósforo. 
Ya sea tras una fiesta o una gran conquista, las bacterias pueden estar detrás, ya que están en todas partes...incluso en nosotros.

El cuerpo humano posee según algunos cálculos 500 billones de bacterias frente a las 50 billones de células humanas, estas bacterias tienen una diversidad altísima de más de 1000 especies distintas y poseen funciones increíbles de las que podríamos estar hablando horas.  
Está claro que la microbiota (bacterias que viven en nuestro interior) tiene mucha importancia en nuestra vida...pero ¿hasta qué punto?, ¿podría influir en como somos? No está claro en humanos, pero parece que en ratones la respuesta es sí.
Ratones sin microbiota intestinal mostraron ser mucho más dados al peligro, mientras que los que portaban las bacterias intestinales normales eran mucho más cautos. Pero la cosa va más allá, si se alimentaba a los ratones con un caldo bacteriano estos eran más tolerantes al estrés...
Pero no todo es bacteria intestinal, también podemos sacar utilidad a las bacterias que viven nuestra piel. 
Las bacterias de nuestra piel, son muy resistentes...incluso después de pasarnos el día tocando en todas partes y lavándolas sin descanso, estas mantienen sus poblaciones, se recuperan. Son constantes, son resistentes, pero lo más importante es que son exclusivas. Son únicas de cada persona, como huna huella digital...bacteriana.  
Y es esto lo que algunos investigadores  decidieron usar para comprobar si podían determinar huellas bacterianas en teclados de ordenador, con la esperanza de poder dictaminar si alguien en especial lo había tocado o no. El resultado fue bueno, y esto abre muchas posibilidades, ya que la huella bacteriana funciona sobre casi cualquier superficie y es muy resistente. Sin embargo habría que esperar a que las técnicas de secuenciación mejoren, ya que haría falta una base de datos de  todas las personas para poder comparar.

Respecto a los virus...  Tenemos el llamado viroma, que son los virus que habitan en un lugar u organismo. Normalmente cuando un virus se integra en el genoma, termina degenerando al perder las presiones selectivas, y terminan siendo secuencias olvidadas siempre reconocibles por su forma.
Los virus también pueden estar integrados en bacterias del microbioma, o en bacterias patógenas, dotándolas de capacidades especiales como la producción de toxinas. Algunos virus como los colífagos verotóxicos pueden convertir a inocentes Escherichia coli en terribles patógenos asesinos, al integrarse las hacen producir toxinas que no sólo pueden matar a otras bacterias, sino también dañar al huesped. 
Pero no todos los virus son "malos"...
Tenemos el virus GBV-C que es capaz de mejorar la esperanza de vida de personas con SIDA. La infección por este virus, parece ser que altera los receptores de los linfocitos dificultando que el VIH invada la célula e incluso luego de invadir entorpece la replinación.
Hablando de virus tenemos algo muy especial, la proteína Sincitina. Una proteína de origen vírico con homología con la haemoglutinina  del virus de la gripe. Aunque los genes de la sincitina llevan 40 millones de años integrados en nuestro genoma, se mantienen funcionales, y es que estos si han estado bajo presiones selectivas. 
La función de esta proteína es la de fusionar la última capa de células de la placenta del feto con la última capa de células del útero, generando un sincitio celular que combina células de la madre y del hijo.   Esta capa es fundamental y sin ella el desarrollo del feto no es posible. 

Y así es como un virus nos permite crecer dentro de nuestras madres, como una infección del pasado nos hace ser lo que somos. Así es como una bacteria del suelo, logra convencer a unos soldados de la victoria o a un Papa para crear un día de fiesta.   Los microorganismos están en todas partes, y no son siempre "malos" Son parte fundamental de nuestra vida y de nuestra historia.


Fuentes:






Renard, M., Varela, P., Letzelter, C., Duquerroy, S., Rey, F., & Heidmann, T. (2005). Crystal Structure of a Pivotal Domain of Human Syncytin-2, A 40 Million Years Old Endogenous Retrovirus Fusogenic Envelope Gene Captured by Primates Journal of Molecular Biology, 352 (5), 1029-1034 DOI: 10.1016/j.jmb.2005.07.058

Peng X, Pan J, Gong R, Liu Y, Kang S, Feng H, Qiu G, Guo D, Tien P, & Xiao G (2007). Functional characterization of syncytin-A, a newly murine endogenous virus envelope protein. Implication for its fusion mechanism. The Journal of biological chemistry, 282 (1), 381-9 PMID: 17105734

Slater H, Crow M, Everson L, & Salmond GP (2003). Phosphate availability regulates biosynthesis of two antibiotics, prodigiosin and carbapenem, in Serratia via both quorum-sensing-dependent and -independent pathways. Molecular microbiology, 47 (2), 303-20 PMID: 12519208

Williamson, N., Fineran, P., Leeper, F., & Salmond, G. (2006). The biosynthesis and regulation of bacterial prodiginines Nature Reviews Microbiology, 4 (12), 887-899 DOI: 10.1038/nrmicro1531

Neu, J. (2012). Normal gut microbiota modulates brain development and behavior Yearbook of Neonatal and Perinatal Medicine, 2012, 197-199 DOI: 10.1016/j.ynpm.2011.10.003

Fierer, N., Lauber, C., Zhou, N., McDonald, D., Costello, E., & Knight, R. (2010). From the Cover: Forensic identification using skin bacterial communities Proceedings of the National Academy of Sciences, 107 (14), 6477-6481 DOI: 10.1073/pnas.1000162107

“Esta entrada participa en la XVIII edición del Carnaval de Biología, organizado por Ameba Curiosa” 

5 comentarios:

  1. Gran estreno como ponente! Me ha encantado la charla. La próxima la queremos ver en Naukas Bilbao 2013.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias ! Espero seguir mejorando y llegar a ser mínimo como tu en directo :D

      Eliminar
  2. Ánimo afortunado! con esta crisis y tú en las conferencias, ya queda menos para cumplir el sueño español: vivir del pesebre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Vivir del pesebre? No entiendo qué significa ! De todas formas, nadie me pagó nada por la conferencia, es tiempo que yo decidí regalar. Me conformo con poco en estos casos...

      Eliminar
  3. A mí también me gustó: espero verte en Naukas 2013! (y sigamos subiendo: bitácoras y Estocolmo ;)

    ResponderEliminar